domingo, 13 de agosto de 2017

Busquemos a Dios en el silencio

Lecturas del Domingo 19º del Tiempo Ordinario - Ciclo A (enlace)

Las lecturas de este décimo noveno domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo A) nos invitan a buscar a Dios en el silencio… tomemos el ejemplo del mismo Jesús, que siempre se apartaba a solas y en silencio para orar y comunicarse con el Padre; también los ejemplos de Elías y Moisés que subieron al monte de Dios para entrar en contacto con Él. Aunque se piense lo contrario, los seres humanos tenemos la capacidad para acallar los ruidos del exterior- hacer silencio dentro de nosotros, centrar nuestros pensamientos y buscar la paz en nuestro interior; ahí es donde obra el Espíritu Santo. Por supuesto, ayuda mucho un ambiente de recogimiento, disposición para orar y querer escucharle. No esperes que llegue a ti como disturbio, ni como tormenta, ni como una gran ráfaga de viento impetuoso. Él llegará a tu corazón como brisa suave, cálida y acogedora… en el silencio de tu interior.

Eso es precisamente a lo que Dios nos invita hoy… a descubrir qué es lo que Él quiere de nosotros en medio de las dificultades, a escuchar a Dios en medio de la tormenta. Solo necesitamos aprender a silenciar ese tumulto de ideas, ansiedades y pensamientos que nos agobian, y nos hace flaquear o dudar de su amor. Pensemos en Pedro y los demás discípulos, cuando Jesús se les acercó caminando sobre las aguas en medio de fuertes vientos, diciéndoles que no tuvieran miedo. Como dijo Padre Jairo Salazar en la liturgia de ayer sábado: "Dios tiene el control de nuestras vidas, nos ama y nos invita a confiar en Él". No perdamos la fe, como Pedro, en ese momento de dudas cuando bajó de la barca y echó a andar sobre las aguas. Acercándose a Jesús, sintió la fuerza del viento, le dio miedo y comenzó a hundirse. ¿Por qué dudó? Porque en su corazón había un mar de problemas que con fuerza lo tenían cautivo y no podía darse cuenta de que Dios estaba con él; precisamente el mismo mar de problemas que agobian actualmente a la humanidad. Somos hombres y mujeres de poca fe.

Recordemos que Jesús le extendió la mano a Pedro, lo agarró para que no se hundiera, e inmediatamente que subieron a la barca el viento se aplacó. Hoy, al igual que a Pedro, Dios nuestro Padre, nos hace una extensión de su amor… nos ha enviado al Espíritu Santo para sujetarnos y que no sucumbamos ante las adversidades. Nos toca invocarlo y sentir su presencia en nuestras vidas como brisa suave. También "envía a sus ángeles para ayudarnos, pero tenemos que aprender a fiarnos de su santo espíritu y de Jesucristo nuestro Señor, nuestro salvador, el amigo que nunca falla" (Salazar, 2017). No condicionemos la salvación que Dios nos ofrece, por el contrario aceptemos que Él está en nosotros y confiémosle nuestras vidas.

Quiero hacerles una petición especial, cuando entren en su aposento y en el silencio, oren especialmente por la restauración de la paz en el mundo. Cristo nos pide hoy que nos mantengamos unidos en oración y nos acerquemos más a Él. Así sea.

domingo, 16 de julio de 2017

Parábola del Sembrador: Evangelio según San Mateo 13, 1-23


Una vez salió un sembrador a sembrar...

Reflexión:

"Dios es el sembrador y nosotros la tierra en donde Él deposita su semilla. El tema es de grande interés, se trata de la colaboración entre la gracia de Dios (la semilla) y la aportación de la libertad humana (la tierra). No es suficiente recibir una buena semilla, un buen mensaje, una palabra que me motive a mejorar mi vida; es necesaria una buena tierra, es necesaria la disposición interna y personal de cada uno de nosotros... 
En la dinámica del Reino de los Cielos, la semilla es la Palabra de Dios, y su calidad es inmejorable. La Palabra de Dios es creadora y recreadora. La Palabra de Dios tiene esa fuerza interna que sana y que vivifica, que cambia y que renueva... Es tiempo, de revisar la textura de nuestra tierra a la que Dios le envía continuamente la lluvia de su bondad, esperando frutos de amor. Creo que cada uno de nosotros somos esa buena tierra a la que solamente le falta arreglarla un poco para que dé más frutos de los que está dando o para que dé los frutos que no ha dado. Somos una tierra a la que, posiblemente le falte la acción efectiva del Espíritu Santo." (Por Pbro. Armando De León Rodríguez)

viernes, 7 de julio de 2017

Canto de Invocación al Espíritu Santo

Saludos, me enviaron este enlace y lo comparto con ustedes.



Composición hecha para un momento de oración, donde buscamos ser guiados por Dios. 
Esperamos les sea útil. Bendiciones!

VEN, SANTO ESPÍRITU 
LAEC, msp

(capo 2)

Re la sim
Ven, Santo Espíritu de amor
La sol re mim la
Y sé mi fuerza en la tribulación.
Re fa# sim
Ven, Santo Espíritu de Dios,
La sol mi la fa#
Defensor dela verdad, transforma mi corazón;
Sim la
Y con tu fuego abrasador
Sol la 
Enciende en mí una luz
Sim la sol la re
Que me muestre el camino para llegar a ti.

Sol#
Ven, suave brisa a purificar el mundo,
Sim la sol fa#
Ven, dulce huésped del alma que a ti clama.
Mim sim
Oh... (más)

jueves, 29 de junio de 2017

La unción es para ti, recíbela


Comparto con el mundo este precioso canto de unción del Espíritu Santo,
publicado por Cancionero Católico.


Transcripción de la narración:

“Derrama tu unción en medio de nosotros”. “Hoy nuestro corazón está dispuesto y preparado, y te pedimos que tú lo hagas con tu Espíritu Santo”.

Canto:

La unción es para ti, recíbela

La unción de Dios quiere derramarse sobre ti,
todo es cuestión de que dispongas tu existir.
Entiéndelo, es el gran poder de mi Señor,
Si hay santidad, ha llegado el tiempo de recibir.

La unción que sana, la unción que lava,
la unción que restaura, la unción que libera,
la unción que cambia, la unción que desciende,
la unción es para ti, recíbela hoy. (2x)
Recíbela hoy. (2x)

La unción de Dios quiere derramarse sobre ti,
todo es cuestión de que dispongas tu existir.
Entiéndelo, es el gran poder de mi Señor,
Si hay santidad, ha llegado el tiempo de recibir.

La unción que sana, la unción que lava,
la unción que restaura, la unción que libera,
la unción que cambia, la unción que desciende,
la unción es para ti, recíbela hoy. (2x)
Recíbela hoy. (2x)
Recíbela. (2x)
Hoy.